Semana 19 y 20. Estamos en el ecuador del embarazo.

Estas dos semanas respecto a cambios físicos el más importante es que esta panza ya es total e indudablemente una panza de embarazada. Ya no pasa desapercibida para los vecinos, ni la gente que dudaba si preguntarme por si metían la pata. La verdad que me llena de felicidad y orgullo cada vez que me preguntan.

La rinitis sigue haciendo estragos

Por otro lado, recordaréis que os hablé de que me había tocado estar en ese 30% de mujeres que sufrían de Rinitis gestacional a causa de las hormonas del embarazo (Síntomas como los de la alergia,muchos mocos, estornudos..) Pues estando de vacaciones en Santa Pola pasé unos días buenísimos sin apenas síntomas, llegué a creer que ya iban a desaparecer, pensando que ya habría pasado el punto alto de hormonas alteradas, y que a partir de entonces, llevaría un embarazo mas llevadero sin este problema. Pero estaba equivocada, ¡muy equivocada! fue volver a Madrid y los síntomas volvieron mas fuertes que nunca.

Pensé que el haber estado bien en Santa Pola sería gracias a la humedad del ambiente y aunque ya lo estaba usando, me pongo todos los días para domir el humidificador en la habitación con esencia de eucalipto, pero nada, estoy pasando unas noches horribles.

Me hace gracia cuando la gente me dice “Aprovecha ahora para dormir que luego no podras..” ¿ahora? ¡ahora no puedo! Durante el día tengo congestión nasal pero la sobrellevo, pero es llegar la horade dormir y tumbarme en la cama y es una sensación super angustiosa. Me duermo y me despierto con la boca sequísima cada media hora, necesitando agua urgente para hidratarme, y así durante toda la noche. Cuando me levanto por la mañana me siento cansada y con mucho, mucho dolor de cabeza, y me han salido heriditas en la punta de la lengua a consecuencia de secarse de noche.

He probado varias cosas de la farmacia aptas para embarazadas y ninguna me ayuda nada, así que me quedan otros 4 meses de tener la casa llena de cleenex y pasar unas noches malísimas.

Un gran descubrimiento

Y hablando de pasar las noches, si me seguís por Instagram lo habreis visto, pero compré un almohada de esas recomendadas para el embarazo “Belly Pillow“, ¡y no puedo estar mas feliz! De verdad, desde aquí os la recomiendo tanto a embarazadas como a las que no lo estais.

Si tenéis pareja puede que a [email protected] no les haga tanta gracia ya que no volveréis a abrazarles durmiendo nunca más, como me dice Fer “le he puesto un parapeto”

Cuando duermes puedes abrazar la almohada, ponerle una pierna encima , acurrucarte, y te recoge como si estuvieras en una nube. Si lees en la cama la puedes incorporar y hacerte un silloncito súper cómodo a la vez que tienes las piernas levantaditas, la cabeza apoyada y los brazos sobre unos “reposabrazos”. También he visto muchas formas de usarla cuando ya está el bebé, mientras le das el pecho y varias utilidades más.

De verdad desde aquí, os la aconsejo porque a mi me ha enamorado.

Ecografia morfológica

En la semana 20, entre los días de poco dormir y dolores de cabeza, teníamos la Ecografía correspondiente a la semana 20 llamada también Ecografia morfológica. Había leído por ahí que era la Eco más importante del embarazo.

En esta eco el especialista observa con detalle toda la anatomía del bebé para descartar posibles malformaciones.

Acudimos a la cita y admito que llegue un poco nerviosa, creo que es normal ya que sabes que van a ver como andan las cosas ahí dentro y estás deseando que te digan ya que todo está ok.

Nos tocó una doctora encantadora y dulce ( Ya os conté nuestras malas experiencias con la Seg. Social, y no os llegué a contar todo por no darle mucha importancia al asunto, pero rompí todos mis papales y citas de la Seg. Social después de un disgusto y dejamos de llevarlo por ahí, tuvimos mala suerte), estamos llevando el embarazo en la clínica Quirón y estoy muy muy contenta.

La doctora nos explicó que iba a ser una ecografía larga y que nos iría explicando que era lo que veiamos en la pantalla. Yo la verdad que alucino cuando me dicen; “eso es el estomago, eso es el hígado” porque yo no diferencio nada de nada.

Con la primera imagen en los primero segundos nos dijo; “¿Sabéis lo que es no..? se veían clarísimamente los atributos de Adam, ¡no hay nada de duda, es niño!

Comprobó un montón de órganos y medidas, del fémur, la cabeza, las manitas y pies y acabó diciéndonos que todo está perfecto

Tan perfecto que según medidas nos dijo que una de dos, o la fecha de concepción está equivocada y el bebé tiene unos días más de los que pensamos, o es un bebé que quiere ser grandecito. Así que tendremos que esperar a más adelante para saber cual de las dos opciones es la correcta.

No estoy rara, quiero hacer otros planes…

Y para cerrar el tema de estas dos semanas os hablaré sobre algo que conté en una de mis publicaciones de Instagram, no me quiero alargar aunque tendría mucho que decir sobre esto.

Se trata del tema de cómo cambiamos socialmente en el momento de quedarnos embarazadas, hay muchos motivos por los cuales cambiamos pero en este caso yo me refería al tema de “dejar de beber alcohol”

Parece una tontería, es algo a lo que no le das importancia al saber que te toca, pero que dependiendo de como sea tu círculo social afectará de una forma u otra.

Es obvio que si no bebías antes o tu circulo social tampoco lo hace, no entenderás muy bien esto que cuento o lo veras exagerado.

Pero en mi caso, la vuelta del verano y volver a la rutina del barrio me ha hecho darle muchas vueltas a esto. Ya no me apetece pasar horas en las terrazas, puedo bajar un rato a ver a mis amigos, tomarme un resfresco y subirme a mi casa, esas horas que antes se me hacían minutos charlando con unas cañas ahora se me hacen largas.

No es bueno ni malo, simplemente es lo que me toca ahora y busco otros planes alternativos para esos ratos de ocio que por el momento están resultando muy divertidos.

Hay quien lo entiende y quien “te nota rara”. Escucho lo de “aunque no bebas puedes tomarte un zumo y quedarte” pero puedo tomarme uno o dos, no 8.

[email protected] entenderéis esta reflexión y [email protected] no, no pasa nada, pero las que habéis pasado por esta situación me gustaría que me contaseis como la vivisteis.

Comments

  1. Beatriz del carmen P

    hola cielo , pues si a veces cambias de circulos sociales por los peques , pero sera mejor en el futuro cuando des a luz y te puedas pedir una caña mas sea sin alcohol , pero si cuando me quede embarazada perdi como decirte no la amistad no , el contacto con la gente por que apenas salia y tal y buano cuando tengas al peque veras que todo merecio la pena el sacrificio de no beber en los nueve meses ajajaj , un besote con cariño desde madrid

    19 septiembre, 2019 Responder
    1. Bea

      Iba caminando con mi cuñado el otro día, mi gran compañero cervecero y le decía “lo siento cuñado, pero el bajar a tomar algo ha perdido su encanto para mi” él me miró resignado, se encogió de hombros y respondió “ya cuñada”…jajaja…pero si, es curioso como te importa un bledo y pierde el atractivo algo que hace unas semanas era tan cotidiano…un abrazo

      20 septiembre, 2019 Responder
  2. Mercedes Soto

    Qué bien relatado todo!! Es una maravilla y una gran alegría que todo vaya tan bien excepto por lo de la rinitis que es una faena. Esa ecografía es muy completa y así ya puedes estar tranquila que Adam es un chicarrón y está perfecto. Lo de la almohada me encanta por lo que dices..la pena lo del parapeto🤣😂. Respecto a lo de alternar con amigos es normal que no te quedes tanto como antes ya que si beben y además fuman no es el ambiente más adecuado y se comprende..en tu caso mejor dar un buen paseo con una botella de agua. Te quiero eres un amor y una princesa y pintora con panza que avanza y cada día más preciosa😉😘

    20 septiembre, 2019 Responder

Deja una respuesta